contrato de alquiler de local, vivienda, garajes y otros arrendamientos
Veamos cómo redactar un contrato de alquiler para que sea legal antes de usar la plantilla que se ofrece en esta web

El contrato de alquiler es el documento que regula la relación entre el propietario de un inmueble y su inquilino, el texto legal en el que se recogen las condiciones acordadas por las dos partes.

Lo podrás hacer de forma muy sencilla y totalmente gratuita con la plantilla de contrato de alquiler que te ofrecemos; la puedes guardar para siempre y tenerla como referencia.

Es una plantilla de arrendamiento fácil de rellenar. Sirve para el alquiler de viviendas, locales o habitaciones. Completarla apenas te ocupará 5 minutos.

Rellenándola te garantizas un arrendamiento con mucho futuro y sin sobresaltos, después copia y pega el texto en Microsoft Word ™ para descargar la plantilla generada.

Esta aplicación es totalmente gratis y no almacena ningún dato en nuestros servidores, es decir, toda la información es privada y local en su navegador.

Instrucciones de uso:

En la parte de la izquierda puedes observar todas las variables disponibles para el contrato de alquiler. Conforme vayas rellenando las variables el contrato se irá actualizando de forma inmediata.

También se puede editar el propio contrato de alquiler agregando o eliminando cláusulas a tu gusto.

PLANTILLA DE CONTRATO DE ALQUILER 2018

En caso de desacuerdo la razón estará de parte de quien respete aquello que figura de forma explícita en las distintas cláusulas del contrato de alquiler de un local, una vivienda o una habitación.

La letra de los contratos resulta de vital importancia porque la información que contiene es decisiva.

Ten siempre en cuenta que el contrato de un alquiler se debe redactar de forma escrupulosa, respetando la Ley de Arrendamientos Urbanos.

No puedes confeccionar un acuerdo a tu libre albedrío porque en cuestión de arrendamientos, el contrato es ley.

Las cláusulas del alquiler siempre han de ser legales. Es la mejor manera comenzar la relación entre un propietario y un inquilino cuando firman contratos de alquiler de una vivienda o de alquiler de un local comercial.

Recuerda que los negocios más duraderos y satisfactorios son aquellos en los que todo queda claro de antemano. Un contrato de este tipo debe tener la máxima claridad.

Uno poco claro puede inducir a error. Y  a conflicto. Obviamente, el mejor acuerdo es el que está mejor redactado.

Plantilla para redactar un contrato de alquiler de local

En el momento de la redacción del contrato de alquiler de local no debes cometer errores. Si tienes que firmar un documento de este tipo, fíjate en lo que te contaremos a continuación sobre el alquiler.

El nombre, los apellidos y el NIF son imprescindibles

Has de tener en cuenta que para que el contrato de arrendamiento sea legal resulta imprescindible que figuren los datos del propietario del inmueble y de los inquilinos mayores de edad.

El modelo es importante. También hay que detallar los nombres y apellidos de todos ellos, así como sus números de identificación fiscal (NIF). Es la política correcta.

En el contrato también deben figurar todos los datos de la vivienda, como la dirección exacta y su referencia catastral.

La renta mensual y los meses de fianza adelantada

Hay que detallar lo acordado entre las partes. Es obligado poner la fecha de entrada en vigor la relación contractual, el importe de la renta mensual y los meses de fianza adelantada que se exige al arrendatario.

Una fianza de alquiler para cada nuevo arrendamiento que sirve para alquilar una vivienda y para un contrato de alquiler  de una habitación en Madrid.

Otros datos importantes son la duración en años del contrato de arriendo y las condiciones para su renovación.

Lo que siempre hay que tener en cuenta es que la firma de un convenio es una cosa muy seria porque tanto el arrendador como el arrendatario asumen una serie de obligaciones.

La importancia del contrato de arrendamiento de local

En el mundo del alquiler el contrato recoge los derechos que asisten a cada parte.

Firmar y cumplir lo acordado en un contrato de alquiler de local o de una vivienda resulta de vital importancia, porque en caso de no hacerlo puede haber consecuencias judiciales graves.

El inquilino está obligado a pagar todos los meses la renta acordada en concepto de alquiler y los gastos derivados de ese arrendamiento. Para evitar problemas con la ley deberá hacerlo en las fechas que el contrato de arrendamiento estipule.

Derechos y obligaciones contemplados en las cláusulas

El inquilino también tiene derechos. El principal, salvo incumplimiento del contrato, es el de recuperar a su finalización la fianza adelantada.

Y el propietario ha de correr con los gastos de aquellas reparaciones que resulten fundamentales para la habitabilidad de la vivienda, salvo que los desperfectos sean culpa del inquilino.

Entre sus derechos forjados a lo largo de los años conviene destacar el de percibir en tiempo y forma las mensualidades acordadas.

Y recuperar su vivienda siempre que en Madrid se den las condiciones que contempla la legislación vigente.

En un convenio de este tipo entran  dentro de lo exigible y razonable cláusulas que resultan muy importantes. Es la mejor manera de evitar futuros problemas en el alquiler de una vivienda.

Obras permitidas en el contrato de arrendamiento de local

En el texto debe quedar claro si está permitida o no la realización de obras durante el tiempo en el que esté vigente el contrato de arrendamiento de local.

También es importante que una de las cláusulas del acuerdo de alquiler aclare si está permitido o no subarrendar el inmueble. En este mundo esas cláusulas son ley.

Si al firmar el contrato de arrendamiento de una vivienda actúas como inquilino y quedan claros estos dos asuntos, no habrá lugar a posteriores conflictos de interpretación.

Anexo a modo de inventario detallando los enseres

Es importante redactar un anexo a modo de inventario de los enseres existentes en la casa en el momento de la firma de un nuevo contrato de alquiler de una vivienda.

En él  deben figurar los electrodomésticos, los muebles, la vajilla, la decoración y otros  utensilios.

Para que todo sea mucho más transparente y se preste menos a la confusión, se recomienda adjuntar fotos de cada uno de los elementos.

Certificados de eficiencia energética y habitabilidad

La ley es muy clara. Es importante que sepas que formalizar un contrato de alquiler exige algo más que la mera firma del documento. También es obligada la aportación de determinada documentación.

Por ejemplo, un certificado de eficiencia energética, que debe tener el propietario antes de publicitar que desea vender o alquilar una vivienda. Se exige desde 2013.

En ese texto, un especialista legalmente reconocido debe informar del número de gases de CO2 que se expulsa al medio ambiente desde la vivienda.  El arrendador está obligado a entregar una copia al inquilino.

Además de firmar el acuerdo de arrendamiento o de arrendamiento, el propietario debe aportar la célula de habitabilidad que acredite que la vivienda reúne las condiciones mínimas exigibles para residir en ella.

Cláusulas improcedentes en el convenio de alquiler en Madrid

¿Qué cláusula sería improcedente en un contrato de alquiler en la Comunidad de Madrid?

Por desconocimiento o por picaresca, alguien puede intentar introducir en un contrato nuevo de alquiler de una vivienda condiciones improcedentes que quedan al margen de la Ley de Arrendamientos Urbanos. Con el paso de los años ocurre menos.

Son inaceptables cláusulas que digan que el propietario puede entrar en el inmueble cuando quiera o que el arrendador se reserva el derecho de echar a su inquilino.

Cuidado, entrando sin permiso en casa ajena cometes un delito.

Para la elaboración de estas plantillas de contrato de alquiler se han revisado las publicaciones del BOE pertinentes, no obstante no asumimos la responsabilidad que su uso pueda derivar.